¿Cómo cambiar la manilla de una puerta?

¿Cómo cambiar la manilla de una puerta?

¿Te ha sucedido que la manilla de tu puerta principal o interior se encuentra en mal estado, pero no sabes qué hacer al respecto? Es inevitable que este tipo de eventos ocurran, pero no siempre tenemos la posibilidad de contratar a un profesional.

En caso de que tengas una vieja manilla instalada en tu puerta, y desees sustituirla por una nueva, es momento de saber que se trata de la mejor elección que hayas hecho. Esta sustitución la puedes realizar por ti mismo de modo que ahorres dinero en lugar de contratar a un cerrajero.

Ahora bien, si lo que deseas es cambiar la cerradura por tu propia cuenta, te alentamos para que leas todos los aspectos que mencionamos sobre cambiar la manilla de una puerta. Se trata de una labor muy sencilla de realizar y que apenas toma tiempo de hacer.

Pasos para cambiar la manilla de una puerta

Para iniciar con esta operación, debes tomar un destornillador con el que puedas retirar los tornillos que sostengan la manilla. Al momento de quitarlos, debes desmontar tanto la manilla como los embellecedores. Todo esto se hace cuidadosamente para evitar cualquier daño en la puerta.

A continuación debes quitar el vástago, que consiste en un tornillo cuadrado y alargado. El propósito del vástago es unir las dos manillas de la puerta. Si se adapta la caja a una nueva manilla, entonces no es necesario que la retires, con lo que te ahorras una buena cantidad de trabajo.

Es poco probable que los embellecedores de la manilla nueva tengan el mismo tamaño que los del modelo antiguo. Si son más pequeños, debes asumir la tarea de limpiar la puerta para quitar los residuos de modo que la parte visible cuadre a la perfección. Esto se conoce como igualar la puerta.

Para tapar algunos agujeros es indispensable que utilices masilla reparadora, a partir de dos masas originales que se deben mezclar bien. La masilla resultante se debe aplicar en la puerta hasta que se endurezca. En el momento que se tapen los orificios, aplica pintura del mismo color.

Es importante recordar que la manilla no se debe instalar si la pintura no ha secado completamente. Deja secar la pintura en un lapso estimado de dos horas y ten en cuenta que el secado de la pintura será más lento si la temperatura de la casa es baja.

En el momento que se haya secado la pintura, es entonces cuando debes insertar el vástago en la nueva manilla. Es sencillo realizar este paso, pues solo debes verificar que el vástago llegue sin problemas a ambos lados. Luego de colocado el vástago, instala la manilla y los tirafondos.

Cuando hayas instalado todo el sistema, lo que debes hacer en breve es colocar los embellecedores, pues de esta forma evitas que los tornillos sean visibles y tengas una puerta que además de funcionar correctamente, sea estéticamente agradable.

Consejos para instalar una buena manilla

Consejos para instalar una buena manilla

Antes de que cierres la puerta y veas si la manilla ha quedado bien puesta, debes siempre cerciorarte de que el resbalón se introduzca de forma correcta al momento de girar la manilla. De esta forma evitas tener toda clase de problemas al abrir la puerta.

Compra siempre productos de la mejor calidad, y trata en la medida de lo posible evitar adquirir manillas que sean económicas o que estén elaboradas en materiales deficientes. Al apostar por mala calidad corres el riesgo de que tu manilla se ponga fea rápidamente y debas cambiarla.

Considera además que las manillas de mala calidad se pican fácilmente, y provocan una muy mala impresión en la puerta. Si llegas a notar que están averiadas o viejas, te sugerimos que las cambies a la brevedad posible.

Trata en tanto puedas, adquirir embellecedores que sean del mismo tamaño de los que tenías antes. De esta forma no tendrás que reparar los agujeros de los viejos embellecedores. Y en caso de que tu puerta sea de color, será más sencilla de reparar respecto a las puertas con color madera.

Cambia todas las manillas de tus puertas en caso de que no quieras dañar la estética en el resto de la vivienda. Por lo general las puertas usan siempre la misma manilla y no diseños individuales, pero esto es algo que va en los gustos del propietario.

¿Tengo que llamar al cerrajero para cambiar una manilla?

Posiblemente has notado que cambiar una manilla no es en extremo difícil. Si eres de aquellas personas que les gusta hacer las cosas por sí mismo, te sugerimos que intentes realizar este cambio. Finalizada la tarea te sentirás satisfecho de ti mismo, además de que ahorras dinero en la instalación.

Claro que, si no te atreves a cambiar una manilla y cuentas con el dinero para pagar a alguien que lo haga, también hay una solución para ti, es la alternativa de llamar a un cerrajero. Estos especialistas realizan el cambio en forma rápida, aunque los precios no son iguales siempre.

Si no tienes prisa por sustituir la manilla de tu puerta, puedes llamar a un cerrajero tradicional. Pero si una emergencia ha tenido lugar, es entonces cuando debes llamar a un cerrajero urgente o de 24 horas, con lo que disfrutarás de la manilla en poco tiempo, pero pagando un mayor precio.

¿Qué manilla poner en mi puerta?

En los diferentes establecimientos puedes encontrar una amplia gama de manillas, pero te recomendamos que elijas modelos elaborados en los mejores materiales, que se adapten a tus gustos y estilo de decoración. De esta forma tendrás una manilla durante el mayor tiempo posible.

Hoy en día las manillas en color plateado están muy de moda, a pesar de que los modelos en bronce o dorado siguen siendo los ejemplares que mayormente compran los propietarios. Sin embargo lo más importante es que valores la apariencia de tus puertas.

Si buscas sacar provecho de los agujeros de tu antigua manilla, debes mirar el tamaño y la ubicación de los tornillos. Claro que, no es fácil encontrar manillas con una combinación idéntica a la anterior, y muy probablemente tu modelo favorito de manilla no está en ese grupo.

En caso de que los agujeros no coincidan con la manilla, te hemos descrito con anterioridad los pasos que debes seguir. Así que, lo importante es que la manilla cuente con un diseño que se adapte al resto de la decoración y que resulte agradable al tacto

Una buena forma de verlo es, que si tu hogar tiene muebles modernos, deberás decorarlo con manillas de estilo moderno. Independientemente de tus gustos, no te resultara difícil conseguir un modelo que te guste y que esté adaptado a tus necesidades.