¿Qué les pasa a las cerraduras con el frio?

¿Qué les pasa a las cerraduras con el frio?

¿Tus cerraduras han presentado inconvenientes para funcionar con el frío? Para nadie es secreto que el frío puede producir situaciones incómodas. La buena noticia es que estos problemas se pueden evitar, especialmente cuando se avecina la época de invierno.

Muchos propietarios se preocupan de recoger leña, otros preparan sus puertas y ventanas, y así sucesivamente. Pero un menester que se ha vuelto muy común últimamente es el de realizar el mantenimiento periódico de las cerraduras.

Los que posiblemente no se han encontrado en la posición incómoda de no poder abrir la puerta, cuando el frío se introduce en los huesos y quedando fuera de casa, desconocen cuan grave es la situación. Y aunque no lo creas, hay eventos muchos peores.

La humedad y luego el frío congelan las cerraduras, de modo que, si intentas abrirlas en forma brusca puedes romper la llave, lo que puede ser un problema si no tienes más llaves. Esto ocurre en cerraduras de viviendas, negocios y coches.

En el momento que llegan los primeros días del invierno, son numerosos los usuarios que llaman a cerrajeros, quejándose de que las cerraduras están bloqueadas con hielo o que las llaves se rompen. Estos hechos se pueden evitar, para que puedas disfrutar por más tiempo de tus cerraduras

Las cerraduras se congelan en el invierno

Es un hecho: las cerraduras se congelan, y es algo que sucede especialmente en invierno. Es un problema que ocurre en candados y cerraduras de coches, además de las cerraduras y bombines tradicionales, a razón de la complejidad de sus mecanismos.

Una razón principal por la que ocurre el congelamiento es la humedad del aire, que puede alcanzar temperaturas muy bajas. Algo que tienes a favor es que puedes proteger tus cerraduras tomando medidas preventivas.

En el caso de los automóviles, especialmente los que descansan fuera de un garaje, la tarea de proteger las cerraduras será más complicada. Existen bloqueadores para cerraduras que se deben cambiar periódicamente de producirse rupturas frecuentemente.

Protege tus cerraduras de las precipitaciones

Protege tus cerraduras de las precipitaciones

Con el fin de mantener a raya la humedad en las cerraduras, es importante que las protejas de la lluvia directa, nieve y aguanieve. Un aspecto a considerar es que, si el agua se introduce en el bombín, es muy factible que el frio lo congele.

Son muchas las cerraduras que disponen de protección contra el polvo, a fin de detener el paso de la suciedad, lo que resguarda simultáneamente al bombín de la lluvia. Si la cerradura del coche se rompe, se debe cambiar por otra que sea nueva.

Estas reglas se aplican especialmente cuando los coches son antiguos ya que, en la mayoría de las situaciones, los coches se abren con un mando a distancia, evitando de este modo que se produzcan bloqueos indeseables.

Las lluvias son fenómenos ligados al invierno, lo que significa que debes ser consciente de que, si tu cerradura tiene contacto directo con la calle, esta lleva la peor parte, quedando expuesta a todas las amenazas del clima, produciéndose su corrosión y posterior deterioro.

Por este motivo se hace énfasis en que protejas tus bombines y cerraduras, de modo que estos no sufran a raíz de los efectos del frio invernal. Son piezas de suma importancia, pues a través de ellas se inserta la llave. Te recomendamos que permanezcas alerta ante posibles daños.

Cuando proteges a tu bombín del frío, haces que este no se desgaste rápidamente, lo que representa apenas una pequeña inversión, pero que te produce gran tranquilidad, sin que debas preocuparte en el largo plazo. Además, con estas medidas frenas posibles robos en tu vivienda.

Mantenimiento con aceite para tus cerraduras

Es incuestionable que debes resguardar tus cerraduras para evitar bloqueos con las heladas. Lubricar tus cerraduras es muy beneficioso, ya que forma una capa delgada y protectora que cubre las partes de metal, evitando que se cuele la humedad y congele las piezas móviles.

Tener una cerradura lubricada es un extra, pues a pesar de que se forme hielo en la estructura del dispositivo, la cerradura se puede usar después de que se forma hielo en los intersticios del mecanismo.

Las puertas principales de tu vivienda o negocio se deben lubricar al menos tres veces en el año. Para ello debes engrasar antes del invierno, durante la helada y luego en primavera. En caso de que la puerta sea de alto tránsito, te recomendamos que la lubriques una vez al mes.

Cerciórate de seleccionar un buen aceite que mantenga lubricadas tus cerraduras. Evita comprar aceites o grasas poco recomendadas, pues se ignora de qué manera trabajan. A pesar de que el aceite de oliva es bueno para la salud, no implica que debas usarlo como lubricante de cerraduras.

Dicho de otra forma, cuando ocurran bloqueos, te sugerimos que busques exclusivamente aceites especiales. Y es que es posible que después de aplicar aceites no recomendados, debas lavar los bombines y demás componentes de la cerradura.

Evita la acumulación de suciedad

Evita la acumulación de suciedad

Frenar que el sucio se acumule es crucial si buscas asegurarte de que tu cerradura dure por mucho tiempo. La suciedad se introduce en las partes más pequeñas de la cerradura y en forma acumulativa, por lo que debemos actuar en consecuencia para evitar estos problemas.

Cuando se limpia cuidadosamente el interior y exterior de las cerraduras, es probable que tengas oportunidad de hacer varios cambios en todo el sistema. Si tienes la posibilidad, aprovecha de realizar estas modificaciones.

Haz esta labor de manera periódica, para que así veas cómo se optimiza el funcionamiento de tus cerraduras de forma sustancial.

Una cerradura limpia ayuda en que esta te proteja como es debido y sin ocasionar problemas a futuro. Bombines y cerraduras no se trabarán ni romperán siempre y cuando los lubriques, lo que garantiza que funcionarán de la mejor manera en cualquier época del año.

Es por este motivo que recomendamos que emplees tus ahorros y sueldo para alargar la vida útil de tus cerraduras y puertas, con la finalidad de que goces de mayor seguridad que si no siguieras estas pautas.

¿Qué hacer cuando la cerradura se congele?

Es posible que te preguntes sobre lo que debes hacer en el momento que tu cerradura se congele. Un elemento a tener en cuenta es que compres aceite de deshielo para cerraduras, el cual es capaz de derretir el hielo que aparece en tus cerraduras en el menor tiempo posible.

Este aceite tiene también la función de expulsar la humedad hacia afuera del bombín, engrasando igualmente los mecanismos responsables del funcionamiento de la cerradura. Si no sabes qué marca comprar, puedes pedir a un cerrajero que te recomiende el mejor lubricante de este tipo.