¿Qué son los muelles cierrapuertas?

¿Qué son los muelles cierrapuertas?

Posiblemente hayas visto esos mecanismos responsables de regular la apertura de las puertas en establecimientos comerciales, bibliotecas, hospitales y entidades públicas, conocidos como muelles cierrapuertas, y se ubican en la parte superior de las mismas.

Son dispositivos que se instalan no solo para garantizar la discreción en el cierre de puertas, sino también para prolongar su durabilidad. Atrás quedaron los tiempos en los que un portero sostuviese la puerta, y numerosas marcas de cerraduras se han preocupado por elaborar estos cierrapuertas.

Instalar un muelle cierrapuertas trae numerosas ventajas, pero también conlleva cierta responsabilidad alargar la vida útil de estos elementos. En este artículo te mostramos en qué consisten estos dispositivos, cómo funcionan, y los beneficios que ofrecen.

¿En qué consisten los muelles cierrapuertas?

También conocidos como muelles para puertas, son instrumentos que tienen un diseño bastante simple. Son una herramienta que se basa en dos partes internas que hacen las veces de cierre y que al mismo tiempo se articulan con dos elementos que funcionan como freno.

Por medio de esta regulación se fija un menos paso de aceite, con lo que se controla la velocidad de la puerta en el momento del cierre.

Sea que conozcas o no estos dispositivos, o si los has instalado o no en una puerta, es factible que hayas tenido malas experiencias y te hayas cruzado con alguno de estos cuando no funcione, dando finalmente portazos indeseados.

Los muelles cierrapuertas son muy prácticos cuando deseas tener un control certero para regular la velocidad de la puerta. Son dispositivos que han ganado popularidad entre las personas para puertas de tránsito medio o alto, puertas para discapacitados o minusválidos.

Funcionamiento de estos muelles

Funcionamiento de estos muelles

El mejor muelle cierrapuertas representa una buena solución para muchos problemas de cierre, especialmente si es instalado por parte de cerrajeros profesionales.

Uno de los principales inconvenientes que manifiestan algunas puertas en las que se instala el muelle, es lo que se suele denominar tiro, que consiste en una complicación que se localiza en la unión entre las bisagras, la puerta y el marco.

Todo esto produce que la puerta tenga una tendencia a irse para atrás durante el cierre final. En el momento que esto sucede, se requiere aplicar mayor fuerza a través de un golpe final que complete el cierre de la puerta.

Después de todo lo anterior, se necesita que un cerrajero además de instalar el muelle cierrapuertas, se encargue que evaluar las características de la puerta, a fin de garantizar una correcta instalación.

Tipos de muelles para puertas

Existen distintos muelles cierrapuertas, y estos en definitiva son los más comunes:

Bisagras con muelle de retorno

Es una de las alternativas más populares, y permite regular la velocidad además de la potencia de cierre en función del peso y composición de la puerta. La durabilidad de estas bisagras se expresa en términos de ciclos de apertura y cierre.

Si la bisagra va a permanecer en contacto con el exterior, muchos cerrajeros recomiendan que instalemos un ejemplar de acero. Estas bisagras se atornillan a la puerta y el marco, además que se pueden soldar a las puertas de metal, como es el caso de las bisagras de acero y zinc.

Pernios con muelle de retorno

Estos herrajes aseguran un cierre automático de retorno permitiendo que la puerta abra y cierre con suavidad. Una de las maneras más comunes de fijar un pernio con muelle de retorno es realizando un pequeño rebaje a nivel del marco y de la puerta.

Varios modelos de este tipo de muelles se pueden soldar en numerosos tipos de puertas metálicas. Estos pernios no sustituyen a las bisagras convencionales, por lo que la puerta debe contar con bisagras adicionales que contengan el peso de las puertas.

Muelles brazo

Se distinguen por su fácil instalación, ya que poseen los mismos beneficios que los pernios, con la diferencia que no requiere hacer rebajes en el marco o la puerta. De la misma manera que los pernios, no sustituyen las bisagras convencionales de la puerta.

Retenedores

Se trata de mecanismos que ralentizan el cierre de puertas, específicamente en el último tramo lo que evita los indeseables portazos.

Es importante considerar que antes de instalar muelles cierrapuertas, hay que comprobar que el dispositivo que compres sea el indicado para tu puerta, pues de lo contrario puede ocasionar inconvenientes durante el cierre.

Beneficios de los muelles cierrapuertas

Beneficios de los muelles cierrapuertas

Si el propósito es que nuestra puerta se cierre automáticamente, instalar un muelle cierrapuertas sea posiblemente la mejor opción. Es una solución idónea para portales de comunidades de vecinos y oficinas.

Estos mecanismos proporcionan comodidad, a pesar de que se requiera de mayor fuerza al momento de abrir una puerta. En el caso de los frenos retenedores, evitan que nos movamos constantemente para cerrar la puerta, eludiendo los portazos.

Son dispositivos de sujeción mecánica, que mitigan el impacto en el cierre y ayudan a preservar por más tiempo las puertas y cualquiera de sus elementos complementarios. Cuando se abre el sistema pliega el brazo, mientras que cuando cierra se introduce la polea en el gancho.

El mecanismo permite que la puerta permanezca atrancada, hecho que hace posible el ahorro de energía con la disminución de las fugas y corrientes aéreas. Por este motivo son útiles en sitios climatizados.

La seguridad es otra de las ventajas que proporcionan los muelles cierrapuertas. De esta forma los mecanismos que se instalen en portales de comunidades de vecinos frenan el acceso de personas extrañas a los edificios, a causa de los dispositivos automáticos que impiden la apertura exterior.

A pesar de que la instalación de cierrapuertas parece sencilla, una mala incorporación acarrea complicaciones. No por nada, es posible que surjan desajustes entre uniones de la hoja, el marco y las bisagras, lo que se debe a problemas de modelos y medidas de los muelles.

Instalación de estos dispositivos

Al momento de instalar muelles cierrapuertas, deben hacerse en primera instancia agujeros de referencia con el taladro. Para esta tarea debe utilizarse una plantilla y una broca de acuerdo al material que tenga la puerta (madera, aluminio, hierro).

A continuación, se coloca el soporte del brazo en el marco, con la finalidad de fijar la posición. De ser necesario, deberá realizarse un rebaje en la jamba, a fin de procurar una colocación correcta.

Luego se inicia la instalación de la base del mecanismo en la hoja, utilizando unos tirafondos. Después se introduce el brazo en la pieza correspondiente de sujeción para atornillarla finalmente. El paso siguiente será unir el brazo al cuerpo del muelle con una llave fija.

La instalación del muelle culmina en el momento que instalan las carcasas protectoras. Todos los cierrapuertas cuentan con tornillos que gradúan la velocidad de cierre en la hoja. Se ubican en los laterales del cuerpo del muelle cierrapuertas.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)