Tipos de cerraduras de sobreponer

Tipos de cerraduras de sobreponer

¿Alguna vez has tenido instalada una cerradura de sobreponer? Posiblemente la respuesta sea afirmativa, ya que fueron muy populares en décadas pasadas. Pero desde que se fabricaron ejemplares más seguros, algunos modelos de estas cerraduras pasaron al olvido.

Las cerraduras de sobreponer se encuentran instaladas de manera superpuesta en el interior de la puerta. Uno de los aspectos más resaltantes de estos dispositivos es el cuerpo principal o caja, compuesto de una estructura que incluye en su interior los mecanismos correspondientes.

Son cerraduras sumamente fáciles de instalar, debido a que no se requiere realizar aberturas en el canto de una puerta como ocurre con las cerraduras embutidas. Solo se tiene que hacer un agujero pequeño para instalar el bombín en la parte externa del dispositivo.

En el campo de las cerraduras de sobreponer, existen numerosos tipos que van desde pestillos manejados por pomos hasta cerraduras más sofisticadas. Pero para ser más específicos te mencionamos algunos de los ejemplares más populares. ¿Listo para conocerlos?

Cerraduras sobrepuestas de un solo pestillo.

Las cerraduras sobrepuestas de un solo pestillo incluyen dos modalidades principales, como son la de tipo pestillo resbalón y pestillo cerrojo, las cuales describimos a continuación:

Cerraduras de pestillo resbalón o “night latch” 

En estas cerraduras el pestillo se maneja desde el exterior con llave, mientras que desde el interior se abre con un pomo que por lo general tiene forma ovalada o circular.

Son cerraduras que vienen con un mecanismo de apertura que consta de un botón que se acciona de manera vertical, ubicado al lado del pomo interior. El botón tiene como función bloquear el pestillo de la cerradura, que a su vez se controla para dejarse abierto o cerrado.

En primera instancia se abre el pestillo, y al mantenerlo de esta forma, se acciona el botón para que el pestillo quede retraído con la finalidad de que la puerta se cierre y permanezca trancada.

Ahora bien, en un segundo caso se cierra el pestillo con el botón, provocando de esta manera que la cerradura no se pueda abrir desde afuera con la llave, pues el cilindro externo y el pomo se encuentran cerrados.

Existen modelos de esta cerradura, que al manipular el pomo en dirección contraria al giro o dando una vuelta de llave, el pestillo se mueve unos milímetros quedando bloqueado por completo.

Cerraduras de pestillo cerrojo

Estas cerraduras las podemos encontrar en dos tipos como lo son, las de un solo cilindro y las de doble cilindro. Ambos tipos se manejan desde la parte exterior con llave.

Claro que, una de las diferencias más marcadas en estas cerraduras, es que la cerradura de un solo cilindro abre desde el interior con una manija pequeña, mientras que la de doble cilindro abre desde el interior exclusivamente con una llave.

Tanto un dispositivo como otro se instalan a manera de cerraduras complementarias, y se suelen cerrar con una sola vuelta de llave.

En el caso de las cerraduras de pestillo único se usan como bombín exterior de tipo suelto. Estas cerraduras se instalan cada vez menos, pese a que todavía se fabrican en países de habla inglesa.

Cerradura Sobrepuesta de dos pestillos

Cerradura Sobrepuesta de dos pestillos

Se trata del tipo más común de cerraduras de sobreponer, y cuentan con pestillos básicos como sucede con las cerraduras de pestillo y resbalón.

Otra de las características de esta cerradura es que el resbalón se acciona desde la parte interna, halando un gancho tirador que se ubica especialmente en la culata del pestillo, en el lateral del cuerpo de la cerradura.

Tanto el gancho como el pestillo se encuentran unidos por un tirador en forma de varilla, conformando ambos una sola pieza. El resbalón se abre desde la parte exterior con una llave.

El cerrojo abre con la llave desde cualquier lado de la puerta, teniendo en cuenta que hay cerraduras de este tipo cuyo cerrojo se conduce desde el interior con una manilla pequeña. Este cerrojo abre o cierra con dos vueltas completas de llave, y algunos modelos con tres vueltas.

El pestillo resbalón abre con llave desde el exterior de la puerta, a diferencia del lado interior que abre halando el gancho tirador, permitiendo mantener restringida la apertura de las puertas permanentemente, sin necesidad de abrir o bloquear el cerrojo cada vez que se utiliza la puerta.

En ciertos modelos de esta cerradura, el resbalón incluye un dispositivo de cierre que se acciona con un botón que es susceptible de bloquearse, a fin de que el pestillo quede abierto o cerrado, impidiendo de esta manera la apertura con llave desde el exterior.

Cerradura Jimmy Proof Lock

Cerradura Jimmy Proof Lock

A esta cerradura también se le conoce como cerradura “diente de perro” o abisagrada. Consiste en una cerradura de sobreponer de alta seguridad. Se caracteriza por un sistema de bloqueo que consta de pestillos verticales ubicados dentro de dos ranuras localizadas en el extremo de la cerradura.

El cerradero está constituido por una chapa que contiene anillos, que al momento de cerrarse la puerta se introducen en las ranuras de la cerradura, y al momento de girar la llave o las perillas, los pestillos cruzan los anillos quedando cerrada la puerta de esta manera.

El mecanismo de cierre de la cerradura Jimmy Proof Lock es similar al sistema de acople de las bisagras, y por este motivo se suele instalar en puertas batientes y correderas. En el caso de los pasadores verticales, los podemos encontrar de dos tipos: cerrojo y compuesto.

El pasador cerrojo abre y cierra con una sola vuelta de llave completa o con la perilla en el interior. Esta cerradura se puede encontrar de dos tipos, que igual a las de doble cilindro, se acciona con llave en el interior y exterior del sistema.

Se tienen además las cerraduras de cilindro simple, que funcionan accionándose desde la parte interna girando una manilla pequeña de forma oval, mientras que en el exterior abre y cierra con llave.

Cerraduras de sobreponer eléctricas

Cerraduras de sobreponer eléctricas

Estas cerraduras son consideradas las más seguras que existen hoy en día. Se encuentran diseñadas exclusivamente para ser instaladas en ambientes externos, además de ser pesadas y herméticas. Suelen instalarse en puertas exteriores de comunidades de vecinos, puertas de forja, cancelas, etc.

En relación a sus principales características, se puede nombrar que funcionan por medio de sistemas eléctricos. Este sistema debe certificarse respecto a su disponibilidad electromagnética, de acuerdo a la norma EN 50081-1 y EN 50082-2.

La alimentación de estas cerraduras funciona a través de transformación. Su conexión se realiza de forma sencilla y segura por medio de bornes automáticos, que suelen ser ajustables para puertas ligeras y pesadas.

Están equipadas con dos bobinas eléctricas y un electroimán sellado de forma hermética. Para dar constancia de un deslizamiento perfecto del cargador del muelle, se encuentran equipadas con un cerradero que se regula verticalmente y roldana fabricada en Nylon.

Las cerraduras de sobreponer eléctricas funcionan con una llave o señal eléctrica por medio de telemandos o porteros automáticos, que hacen posible la entrada y la salida de los habitantes de la comunidad.

Se pueden evidenciar numerosos mecanismos que activan la apertura de la puerta, que pueden ser una llave tradicional, botón o señal eléctrica.

Estas cerraduras vienen con bombines tradicionales y varios puntos de ajuste que le otorgan un carácter de máxima seguridad, facilitando con esto el servicio de llaves iguales o sistemas de amaestramiento de cerraduras.