Todo sobre las cerraduras embutidas

Todo sobre las cerraduras embutidas

¿Realmente tienes claro el tipo de cerradura que necesita tu puerta principal? En la actualidad puedes comprar diversas cerraduras, destinadas a garantizar la seguridad de tus puertas exteriores como sucede con las cerraduras en relación a su marca, precio y modelo.

Entre los tipos más comunes se encuentran las cerraduras embutidas, catalogadas como los dispositivos de seguridad que se instalan con mayor frecuencia. Ahora bien, la definición de estos dispositivos y su importancia los vamos a detallar a continuación. ¿te animas a saber un poco más?

¿Qué son las cerraduras embutidas?

Son mecanismos que se instalan en la parte lateral de las puertas principales, las cuales por lo general son compatibles con estas cerraduras. Son dispositivos que destacan por ser discretos, ya que el resto de la cerradura se encuentra camuflado.

El único componente que se puede ver en esta cerradura es el bombín, que es donde se inserta la llave para abrir o cerrar la puerta. Existen numerosos tipos de cerraduras embutidas, entre los cuales se pueden nombrar las cerraduras de Borjas, multipunto, etc.

¿Cómo elegir cerraduras embutidas?

¿Cómo elegir cerraduras embutidas?

Comprar cerraduras de embutir es más fácil de lo que crees, sobre todo si tienes conocimientos de cerrajería. Por este motivo es importante que un cerrajero te oriente o revises tutoriales disponibles en internet, de manera que sepas cómo elegir la cerradura.

Numerosos especialistas en la materia sugieren que, cuando debas elegir la mejor cerradura embutida, tomes en consideración cuatro elementos fundamentales, tales como:

1.    Material de la puerta

Si eres de aquellos que consiguió comprar una cerradura embutida para puertas metálicas, es posible que hayas acertado… o no. Por lo tanto, si tienes el número de un cerrajero confiable, te recomendamos que tomes sus sugerencias.

Generalmente las puertas en las que se instalan cerraduras empotradas son de metal o madera, ya que son los materiales más resistentes empleados en cerrajería.

1.1  Cerraduras de empotrar para puertas de madera

Las cerraduras de sobreponer actuales, aunque se les considera mecanismos más seguros, no siempre resulta idóneo incorporarlas a tu puerta. Ahora bien, en el caso de las cerraduras embutidas, incrementan la protección de las puertas siempre cuando se les acondicione.

Esta modalidad de cerraduras embutidas se distingue por ser más pequeña que la de puertas de metal, ya que es importante que la puerta soporte el peso y volumen de estos mecanismos.

1.2  Cerraduras de empotrar para puertas metálicas

Disponen de elementos específicos, y se instalan en puertas metálicas de viviendas, establecimientos comerciales, trasteros y almacenes.

Son cerraduras ligeramente más grandes que las de puertas de madera, ya que el peso de las puertas metálicas es más alto, y necesitan que la manija y el bombín del dispositivo tengan cierta distancia de separación. Vienen con su propio resbalón y cierre con forma de gancho.

2.    Nivel de protección

El nivel de protección es un criterio que no se debe ignorar a la hora de elegir cerraduras empotradas, pues los requerimientos de seguridad de cada dueño son distintos, sobre todo en cuanto al lugar de residencia.

Este tipo de cerraduras se clasifica en dos tipos, en relación al nivel de seguridad y pese a afirmar que las cerraduras de seguridad son efectivas, las tradicionales son completamente funcionales cuando se les instalan dispositivos complementarios como los escudos.

2.1  Cerraduras empotradas tradicionales

Estas cerraduras se caracterizan por la forma en que cierran la puerta, debido a que quedan cerradas por efecto del pestillo. Se abren por medio de una manilla desde la parte interna, pero desde el exterior abren con llave.

Claro que, no todas estas cerraduras vienen con una manilla, y por este mismo motivo deben contar con cerrojos y escudos protectores de cerraduras.

2.2  Cerraduras embutidas de seguridad

Operan de manera muy parecida a las cerraduras tradicionales, con excepción de que algunos modelos están exentos de manijas externas. Incluyen una mayor cantidad de pestillos, y puntos de anclaje que se localizan a lo largo de la puerta.

Están elaboradas en materiales más resistentes que los de cerraduras convencionales, lo que las convierte en dispositivos menos vulnerables a los métodos de robo con instrumentos. Se les pueden incorporar bombines de seguridad con llaves difíciles de reproducir de manera ilegal.

3.    El presupuesto

De acuerdo a los recursos económicos que tengas, compra una cerradura que sea moderadamente segura. Una mayor seguridad es posible siempre y cuando inviertas en un mecanismo que sea costoso y de marca conocida, a fin de reducir la incertidumbre.

4.    La estética

En estos casos la estética es un factor poco importante, pues muchas de las cerraduras de embutir suelen permanecer ocultas. Considera este aspecto solo si vas a sustituir el bombín, un componente de la cerradura que viene en diferentes acabados de acuerdo a la marca.

Por supuesto que, si vives en un sitio con gran riesgo de que los metales se oxiden, selecciona bombines y cerraduras que resistan el salitre y la humedad. Un mecanismo de seguridad que se corroe es propenso a los robos, especialmente si son golpeados con herramientas.

¿Qué hacer antes de instalar tu cerradura?

Sustituir una cerradura no es tan complejo como se cree, ni tampoco es tan caro como parece. Por este motivo, tener un entorno seguro forma parte de una decisión que depende únicamente del dueño de la vivienda.

Cuando decidas cambiar tu cerradura embutida, ten en cuenta que la instalación debe manejarse de forma cuidadosa, pues de este modo logras que el mecanismo de seguridad quede correctamente.

Un aspecto que debes considerar es tener a la mano todas las herramientas al momento de instalar la cerradura, de modo que te sientas cómodo haciendo este trabajo. Reúne herramientas tales como destornilladores, taladro, brocas, formón, cinta métrica, lima, etc.

Revisa la orientación de apertura de la puerta exterior, ya que muchos cometen el error de comprar cerraduras con el sentido de apertura incorrecto, aunque pueda ser común la venta de mecanismos ambidiestros.

Sustituir una cerradura por una nueva es sencillo, en tanto se cumpla que las cerraduras nueva y vieja tengan el mismo tamaño. Si instalas una cerradura por primera vez en tu puerta principal, entonces te invitamos a seguir leyendo.

¿Cómo instalar una cerradura embutida?

¿Cómo instalar una cerradura embutida?

En primer lugar, marca un punto en la puerta que se localice a 105 centímetros del piso, de modo que la manija se ubique a una altura promedio.

Elige un tope a fin de que los orificios realizados con el taladro queden del tamaño que los necesitas. Con la lima y el formón dale forma al orificio en el que se va a encajar la cerradura.

Trata de ser cauteloso en el instante de perforar los orificios en la puerta, pues un orificio mal hecho repercute en una instalación incorrecta, en que la puerta se dañe o bien, se produzca un mal cierre de la cerradura, teniendo que gastar demás contratando a un cerrajero.

A continuación, inserta el bombín en el agujero que corresponde a la cerradura. Para ello utiliza una corona dentada que permita la apertura del agujero. Este orificio debe tener las medidas justas, y localizarse en los dos lados de la puerta.

Para culminar, coloca una lámina que proteja, e incorpora el resto de componentes de la cerradura. Esta instalación es útil para puertas de metal, excepto que puedes emplear más tiempo realizando los agujeros.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)