Todo sobre las cerraduras invisibles

Todo sobre las cerraduras invisibles

Tener una cerradura convencional que sea segura representa una ventaja para los propietarios que la instalan. Pero considerando que los robos están tan de moda, quizás lo mejor sea instalar de forma preventiva cerraduras invisibles.

En caso de que no lo sepas, estas cerraduras son un nuevo tipo de dispositivos de seguridad cuya utilización se ha ido incrementando poco a poco, pese a que muchas de las personas no están muy al tanto de que existen.

¿Qué son las cerraduras invisibles?

Las cerraduras invisibles son dispositivos que son difíciles de forzar desde el exterior de la puerta, por el hecho de ser invisibles para los ladrones, al instalarse en el interior de la puerta como si se tratase de cerrojos.

Son cerraduras que se sitúan a un lado de la puerta principal, y al igual que un cerrojo sirven de complemento a las cerraduras convencionales.

Al no ser visibles desde el exterior, esto representa una barrera para los ladrones, sobre todo cuando deben saber si una puerta tiene instaladas cerraduras invisibles, o si se trata de otra clase de dispositivo.

Es así cuando un malhechor decide forzar una cerradura y nota que no puede ingresar a la vivienda. Esto quiere decir que podrá darse cuenta que la cerradura está protegida por medio de una cerradura de tipo invisible, abandonando de esta manera la casa.

Se trata de un método eficaz para mantener a raya los robos en viviendas, oficinas o establecimientos comerciales.

Funcionamiento de estas cerraduras

Una cerradura invisible funciona por medio de mecanismos electrónicos, que se activan en el momento que la cerradura principal se ha forzado. De esta forma la cerradura complementaria se activa frenando la posibilidad de apertura de la puerta.

Cerraduras de este tipo destacan al poder ser instaladas en cualquier tipo de puertas, ya sea que se trate de puertas blindadas, convencionales, o en puertas de comercios. De hecho, hay propietarios que incluso las incorporan en ventanas.

Representan una alterativa bastante interesante para los hogares que se encuentran ubicados en las plantas inferiores de un edificio, casas tradicionales o chalets.

Las cerraduras en cuestión se activan o desactivan a través de pequeños mandos a distancia, incluyendo por lo general varios dependiendo de usuarios que tengan que abrir la cerradura en la casa o el negocio.

Se recomienda activar la cerradura al momento de salir de casa, lo que sirve como mecanismo de seguridad para restringir las intenciones de los ladrones, que tienen que ver con acceder a la puerta mientras estamos ausentes.

Una buena manera de evitar ingresos arbitrarios a nuestra casa es cambiar de forma continua los códigos de la cerradura, los cuales por lo general se encuentran encriptados. De esta manera a los ladrones se les hace difícil descifrarlos y por lo tanto se les imposibilita ingresar a la casa.

Ventajas de las cerraduras invisibles

Ventajas de las cerraduras invisibles

Como hemos afirmado anteriormente, se trata de una cerradura adicional que evita que los ladrones puedan abrir la puerta a pesar de que se haya forzado o abierto la cerradura primaria. Funcionan de forma muy sencilla, ya que se activa o desactiva por medio de mandos a distancia.

Esta cerradura incluye unas baterías pequeñas, y para evitar tener que cargarlas a cada rato, es la cerradura la que se encarga de utilizar la energía en forma eficiente. De hecho, cuando tienen poca energía, a la cerradura no le da por bloquear la puerta en ningún momento.

Ante estas contingencias la cerradura siempre quedara funcionando, de modo que los habitantes de la vivienda entren sin inconvenientes. Debes saber que muchos mecanismos informan a los propietarios las fallas en la energía, para que las baterías se recarguen a la brevedad posible.

Las cerraduras de tipo invisible son realmente muy livianas, y por lo tanto su bajo peso hace que sean muy fáciles de instalar. Esto es verídico al punto que no te hará falta llamar a un cerrajero, como ocurriría con una cerradura convencional.

El hecho de que las instales tú mismo hace que te ahorres algo de dinero, pero si eres un propietario que no es muy habilidoso en el uso de las herramientas y el bricolaje, lo mejor será acudir a la ayuda de un profesional de la cerrajería que se encuentre cerca.

Otra de las ventajas tiene que ver con que tienen un precio muy económico. Todo esto promueve que haya cada vez más familias y empresas que apuesten por comprar estas cerraduras, con la finalidad de incrementar la seguridad de sus espacios.

En este mercado se puede encontrar una vasta gama de marcas y modelos de cerraduras de este tipo entre las cuales puedes elegir.

¿Qué cerradura invisible puedo comprar?

Antes de llevar a cabo la compra de una cerradura invisible, es importante tener presentes varios aspectos, ya que es lógico que no hayan dos cerraduras iguales de este tipo.

El primer paso que debes seguir es mirar cuánto dura la batería, lo que se trata de un aspecto vital a tener en cuenta, ya que mientras más eficiente es el mecanismo menos tendrás que cargar la batería. Una batería puede durar hasta 10 meses, con un uso promedio de 20 aperturas al día.

Luego deberás fijarte en el método de instalación. Muchos de estos ejemplares se incorporan por medio de adhesivos, aunque habrá otros que se instalen por medio de tornillos. De una u otra forma se instalan muy fácilmente, considerando la opción de instalar con adhesivos.

Otra de las cosas que debes analizar es el peso y los niveles de humedad que admiten para funcionar de la mejor forma. Algunas cerraduras aceptan un porcentaje de humedad hasta del 85%, lo que en mayor o menor medida depende del modelo.

Esto no es un problema grave, ya que estas cerraduras no fueron diseñadas para instalarse en exteriores sino en el interior de las puertas principales.

En caso de que la familia tenga muchos miembros, analiza el número de mandos máximo que puede aceptar la cerradura que vas a comprar. Muchos modelos pueden abrirse hasta con 15 mandos, pero esto depende en forma exclusiva del modelo y su programación.

Es habitual que las familias no superen los 8 miembros, por lo que no tendrás problemas para elegir un modelo que se adapte a tus necesidades.

Una cerradura eficaz debe siempre ser capaz de avisar al usuario cuando su energía esté fallando. Al momento de recibir esta información, debes cargar la batería de inmediato, evitando de esta forma que la cerradura deje de funcionar.

En caso de que busques la mayor seguridad para que nadie abra tu puerta principal, las cerraduras de tipo invisible sin duda son la mejor alternativa, al no ser accesibles desde la parte exterior.

Un elemento a considerar es que ni los ladrones más especializados podrán ingresar a tu vivienda de tener instalada una cerradura invisible. Si eres una persona que desea estar tranquilo en las horas que se encuentre en casa, entonces no dudes en adquirir estas cerraduras.

error: Content is protected !!